Territorio Sensorial v.1

Territorio Sensorial v1

2018

Vídeo instalación.

Bandera bordada, mobiliario urbano y vídeo monocanal (6’18”)

 

Descripción

En las sociedades contemporáneas, el poder insaciable del capital se infiltra en todas las formas de existencia a través de mecanismos de activación de los deseos. Casi sin darnos cuenta, nos hemos ido haciendo cada día más dependientes de las prótesis tecnológicas que, mediante la ilusión de amplificar nuestras capacidades biológicas, ejercen formas de biopoder sobre nuestros cuerpos, acelerando y amortiguando otras formas de percepción. La dictadura algorítmica se ha ido inscribiendo de forma invisible en nuestra cotidianidad, codificando, procesando, archivando y traficando con los datos, en un proceso de precarización de la vida que parece imparable.

Conscientes de tener que convivir con ello, sin inocencia, se reivindica la posibilidad de reconectar con un territorio de lo sensorial como un espacio-tiempo de resistencia activa. Un lugar multidimensional, generado a través de actos mínimos: pasear, parar, ocupar el espacio público de forma ociosa, escuchar, mirar activamente, tocar, leer, hacer, pensar, imaginar mundos posibles aquí y ahora.

Este trabajo, como el resto del proyecto atopias trata sobre malestares deslocalizados y estrategias de invisivibilidad. El proyecto trata de situar posiciones, de mostrar a través de diversas formas sensoriales conceptos/situaciones clave en el momento actual.

Los elementos que conforman esta instalación indagan sobre la idea de un “lugar cualquiera”, una des-contextualización y re-contextualización perceptiva, afectiva y simbólica de lo visual y lo sonoro. Así, la oscuridad se considera un elemento perceptivo-simbólico clave, que cuestiona la primacía hegemónica de lo visual y lo espectacular, obligando a relentizar el paso y activar otras formas de escucha que dan protagonismo a lo sonoro y lo corporal (cinético, táctil). El desplazamiento del banco de mobiliario urbano, introducido en el museo, interroga sobre los lugres y momentos permitidos para detenerse o generar actividades ociosas en el espacio público, al tiempo que invita al espectador a que se tome un tiempo cómodo para la visión y la escucha. La bandera como elemento simbólico sitúa una posición, reivindica un territorio de lo sensorial como posibilidad de un espacio-tiempo de resistencia activa. La imagen-movimiento y estímulos sonoros parten de materiales de archivo personal, que fueron recolectados a modo de diario visual y sonoro, pequeños fragmentos de cotidianidad, tomados muchos de ellos en entornos cercanos o en lugares y momentos de atención perceptiva. A partir de ellos se ha trabajado el montaje como estrategia para disponer encuentros y asociaciones visuales y sonoras que sugieran narraciones no-lineales, con la intención de posibilitar articulaciones de sentido abiertas. Se propone al espectador que genere sus propias conexiones personales, se sugiere la posibilidad de imaginar a partir de pequeños fragmentos del presente que interrogan la mirada y la escucha de lo cercano.

 


 

Synopsis

In contemporary societies, the insatiable power of capital infiltrates all forms of existence through desire-activation mechanisms. Almost without realizing it, we have become increasingly dependent on technological prostheses which, through the illusion of amplifying our biological capacities, exert forms of biopower on our bodies, accelerating and cushioning other forms of perception. The algorithmic dictatorship has been invisibly inscribed in our daily lives, encoding, processing, archiving and trafficking in data, in a process of precarization of life that seems unstoppable.

Conscious of having to live with it, without innocence, the possibility of reconnecting with a territory of the sensory as a space-time of active resistance is claimed. A multidimensional place, generated through minimal acts: walking, stopping, occupying public space in an idle way, listening, actively looking, touching, reading, doing, thinking, imagining possible worlds, here and now.